About Us

Hola mi nombre es Katherine pero todos me conocen por Ginnie, quiero contarte mi historia empresarial.

Desde muy niña pasaba largas horas jugando con una caja registradora y dinero de papel, amaba jugar esto todos los días, a pesar de que ya había crecido todavía continuaba con la ilusión en mi corazón de cobrar y vender. 

Cuando llegué a la edad de 18 años ya me encontraba en la universidad y a pesar de que me había ido por la rama del magisterio, tenía en mi mente la pasión de cobrar y vender sin entender aún que lo que anhelaba mi corazón era ser empresaria.

Un dia visité una tiendita de beads y allí aprendí a confeccionar mis primeras creaciones que para ese entonces estaban muy de moda “los guindalejos para celulares” 2003. Wowww que muchos vendí, para mi eso fue un éxito rotundo y una bendición para mi bolsillo que solo era una estudiante.

Despúes visito nuevamente la tiendita de beads y la muchacha me dice ¿Quieres aprender a crear una pulsera muy especial con la historia de Jesús? Y para hacerles el cuento largo corto también fue otro éxito rotundo crearla y venderla, pero esta vez había sido mas especial por que veía en la gente como valoraban una pulsera con un mensaje tan poderoso.

Hoy día estoy viviendo aquella ilusión que tuve desde niña, creando mi marca local en Puerto Rico llamada “Oceans” y confeccionando piezas con el propósito de llevar un mensaje de fe y de esperanza y decirte que eres una mujer de gran valor para Dios.

En la vida e tenido muchos obstáculos en el camino, pero ninguno a logrado detenerme por que e puesto mi confianza y mirada en Dios el que nunca falla.

Agradezco a Dios primeramente por todas sus bendiciones a mi mamá Alba  que me ayuda tanto en la producción y confección, a toda mi familia en especial mi maestra y sobrina Stephanie que me ayuda en todo sin ella no se que sería a mi otra sobrina Paula que también me pone al día en la moda y las nuevas tendencias, a mi querida prima Yuli que nunca me dice que no cuando tengo rush,  a mis amados pastores, a mi amada iglesia a mis queridas amigas y clientas en especial a la Fundación Sila M. Calderón por toda la ayuda que me han brindado han sido de gran bendición a mi vida.


Dios me a regalado dos hijas maravillosas que son mi impulso, los motores que me dan fuerza para seguir hacia adelante, por ellas camino el mundo.

Natalia y Lara lo logramos!!!!!!


Gracias
Katherine Ciriacruz Rosa

Agradecida y Bendecida